Inicio | SALIMOS EN LA TV y PRENSA »

27/09/07

Comentarios

marc celia

En junio de 2011 viajamos a Brasil para visitar la selva amazónica. Por internet nos encontramos con un compatriota que organizaba excursiones por el río Amazonas alternativos a los paquetes turísticos convencionales. Jordi, el capitán y propietario del barco, es un gran conocedor de la selva y del río. Además, ha vivido grandes experiencias con los indígenas, por lo que siempre tiene alguna historia que contar. La tripulación que le acompaña es muy amable y la comida excelente, típica de la zona. Las actividades són siempre interesantes (paseos por la selva, pesca de pirañas, avistamiento de cocodrilos, noche en la selva, nadar con delfines rosas, etc.). El tiempo pasa volando (estuvimos 8 días) y hay momentos de relax inolvidables. Nuestro mayor miedo eran los mosquitos, pero en el río Negro estos son casi inexistentes. Conocimos un Amazonas auténtico y nos gustaría mucho poder volver para aumentar el conocimiento de la zona y visitar nuevos lugares!

mikel

Buenas noches
Yo estuve hace dos años por estas fechas en el amazonas. Viaje con Jordi ( Lo peix), y lo recomiendo. Eso si, yo estuve cuatro dias y me quede con ganas de hacer mas dias. La organizacion, el viaje, el barco... todo esta muy bien y si tuviera que volver no dudaria en hacer el viaje con el otra vez.
Un saludo, Mikel

marco

http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g303235-d2138342-r114987226-Lo_Peix_Rutas_Amazonicas-Manaus_Amazon_River_State_of_Amazonas.html

marcos coronado

El rio negro es el amazonas mas practico, limpio y agradable de navegar, por el color de sus aguas y por la ausencia de insectos molestos y peligrosos. Y navegar con Jordi y su gente es la mejor forma de conocer el rio y la selva. Porque viajar en un barco, que es tu hotel, hace que todas las actividades y excursiones resulten fáciles y entrañables. Añadiendo además que el hotel es tan pequeño y acogedor, que al disfrutarlo solo yo y mis amigos, nos fundimos con la tripulacion en un trato familiar, desde el primer día. Vivimos aventura y descanso con la tranquilidad del refugio del barco y la profesionalidad de la tripulación, que nos ayudaron, en todo, para disfrutar de las maravillas de la naturaleza que nos rodeaba. La página web de Jordi lo explica todo muy bien para diseñar una visita a tu medida, pero yo siempre añadiría mas días para disfrutar, pues yo me quede corto con los 9 días.
Mis amigos y yo hemos recorrido medio mundo y hemos vivido muchas experiencias con las que comparar. Y puedo asegurar que ésta fué de las mejores con diferencia.

Eventyr Dinamarca

Eventyr Dinamarca
Aqui relato , fotos y video de la maravillosa experiencia abordo del barco Lo Peix.

http://www.fsc.dk/index.php?id=1504

genis

Genís Sinca • Experiencia totalmente recomendable. Yo estuve con Jordi Peix en el Amazonas, en este barco de ensueño. Jordi Peix es el hombre-pez, una nueva especie que hay que proteger. Todo un personaje. Inolvidable. Genís Sinca (periodista).

marta

Nosotras volvimos tambien encantadas.

Tanto que estamos repitiendo este año. con un grupo mayor de amigas y el barco para nosotras solas.

Tiene viajes programados, pero tambien prepara viajes a medida.

Esta preparando uno a un lugar casi inexplorado , donde dice que pocos hombres blancos han llegado.

Sierra Araca , donde en el 2002 se descubrio el salto mayor salto de agua de brasil.

Eso si que es aventura!!!

Marta

jose

Hola, hemos vuelto de un viaje en brasil, con una salida en barco de 11 dias con Lopeix, y escribo esto para recomendar encarecidamente este barco y su tripulacion, lo vimos recomendado aqui en el foro, visitamos su pagina, y lo comparamos con otros barcos, rapidamente lo elegimos, creo que ha sido la ocasion mas rapida para encontrar y elegir guia, treking, o agencia en otros paises.
Nos pusimos en contacto con Jordi, en varios correos quedo decidido el recorrido. Dejaos aconsejar por el, tiene varios paquetes, pero ademas se puede realizar a la carta, segun tiempo, gustos y ganas de aventura o comodidad, aquello es grande, si podeis estar el maxido de dias posible, poco a poco te vas acomodando y aprendiendo a saborear la belleza de ir recorriendo el rio, escursiones andando por la selva, en lancha, pescando, o buscando cocodrilos por la noche, para terminar los dias con una crebeza fria, o la irrepetible caipiriña de Mario.
La tripulacion magnifica, Rosy la cocinera muy simpatica y agradable, con una cocina riquisima, Mario, antiguo caboclo, conocedor del rio y la selva, buen pescador, responsable, siempre con una sonrisa, y Jordi, te hace sentirte en tu casa desde el primer dia, conoce bien el rio y mil rincones interesantes, y se nota que le gusta..
Quiero haceros tambien algunos comentarios del rio y del barco :
Sin duda navegar por el rio negro, habiamos leido que casi no hay mosquitos y es verdad, una pasada para estar en la selva, ademas estando en el barco corre casi siempre alguna brisa, ninguna picada en el barco y sin repelente, en Manaos ciudad es diferente, alli se vengaron.
Tambien pensamos que pasariamos calor, solo un poco en alguna excursion, lo dicho en el barco con la brisa se estaba estupendo, y por la noche nos hizo falta taparnos con saco ligero. NO hace falta aire acondicionado, aunque lo hubiera tenido, no lo hubieramos utilizado, hay barcos que lo tienen, pero para tener aire tienen que tener el generador en marcha, con el ruido que esto significa, para que vas a un lugar asi, si no disfrutas del silencio o tumulto de los animales al amanecer y atardecer, quien le guste eso que se valla a un crucero a cancun
Otras veces hemos estado en lodges de selva, no esta mal pero con el barco cada dia contemplas un paisaje diferente, y es una pasada estar fondeado en una laguna idilica rodeaso de delfines y completamente solos.
El archipielago de las anavllanas es una pasada, practicamente no vive nadie, es una reserva y lo tienen bien protegido, cuando comienzas el viaje el rio negro es immenso, te gusta verlo grande, pero despues vas flipando cuando atraviesas los laverintos que forman el archipielago fluvial, es como meterte por diferentes afluentes, nos gusto, como todo mas de lo que pensamos.
En fin podria segir contando lo que nos gusto, que fue todo, y solo una cosa que no, haber tenido mas dias.
Escribo esto para agradecercelo a la tripulacion de lopeix, y para aconsejar a todo el que valla a Brasil una aventura fantastica y hermosa,
Jose
Tarragona

Myriam

Acabamos de volver de nuestro pequeño viaje por Brasil y, sin duda, nuestra experiencia en el Barco ha hecho que se convierta en uno de esos viajes que te marcan para siempre. Lejos de sentirte como un turista más, Miguel y su equipo no sólo te hacen vivir un aventura increíble sino que también te hacen sentir como en familia. Un viaje de 4 días lleno de gratificantes experiencias y de muchos momentos de tranquilidad, de paz, de risas, de puestas de sol, de emociones... Su buen hacer, su pasión por su trabajo, sus conocimientos y su sentido del humor. no tenemos más que palabras de agradecimiento por haber hecho nuestro viaje tan especial.Seguid así, da gusto encontrarse por el camino con gente como vosotros. Un abrazo fuerte para todos. Myriam y Jorge (marzo 2010)

Marta

A nosotras nos encanto, sin palabras, tanto que volvemos este año.

http://www.foro.geoplaneta.es/default.aspx?g=posts&t=21807

Maribel

Ya que la opinion es un poco extensa mirar este enlace.

http://w3.oneplanettravel.com/relatos/?s=amazonia

Joana i Miquel

Hola a todos:

Estuvimos en el barco "Lo Peix" y he tenido que esperar para digerir todo lo visto para poder escribir ya que vivimos unos días tan inolvidables con Jordi, su familia y la tripulación especialmente con Mario y Julieta.

Ha sido un viaje maravilloso y seguro que volveremos para poder completarlo ya que es otro mundo.

El río Negro, sus afluentes, las íslas, la selva, hasta las tormentas, los rayos y truenos son diferentes y sobre todo sus gentes tan sencillas, tan buenas, tan generosas. Tan orgullosas de lo suyo, sus costumbres, sus medecinas. Jordi nos enseña los árboles de donde se obtiene el chiclé, el lacre, el perfume, el repelente de los mosquitos...

Mario nos acompaña a ver las cascadas, los animales que nosotros no vemos y están ahí, tan cerca...

Después de una violenta tormenta las nubes se disipan y una preciosa luna nos acompaña. El río es un espejo donde se reflejan la luna, las estrellas... que parecen bombillitas encendidas en el río. ¡ Maravilloso!

El sonido al amanecer de la selva es algo impresionante. Es un despertar que no tiene precio.

Los anaranjados, rojos y amarillos de las puestas de sol no se pueden pagar con nada.

Un ambiente genial , te hacen sentir muy queridos , la comida es buenisíma y el trato amable de todos en un barco con comodidades y en un lugar donde el turismo de masas no ha llegado.

No dejéis de visitar a Raimundo (jefe de los indios) en una reserva paradisíaca, paseos por la selva, hacer supervivencia... y todo lo que os propongan ya que me ha impresionado todo.

Miguel Senabre

Estuvimos navegando por el Amazonas este julio de 2008 en el barco LoPeix. Fueron sólo cuatro días, aunque a mí y a mi compañera, Maribel, nos cundió como si hubiéramos estado mucho más.
No sabría decir que nos resultó más placentero; si la exquisita comida que nos fue preparando Juliette, si las emocionantes excursiones a la selva y los igarapes con Mario(el inmejorable guía caboclo que derrocha tanta energia física como sabiduría amazónica) o si fueron las siempre estimulantes conversaciones sobre lo humano o lo metafísico con Jordi, el alma máter de ese precioso proyecto y el que puede ser el gran gurú de una experiencia que va más allá del mero turismo(dependiendo de lo que cada uno aporte, todo sea dicho).
Después de haber visitado las lagunas de Kerala al sur de la India, el lago Malawi en África, las aguas de Tierra de Fuego en el sur de América y la gran barrera de coral de Australia, sigo pensando que navegar es una manera estupenda para conocer lugares del planeta.
Y más aún cuando la tripulación está a la altura del paisaje.
Moito obrigado.
PD: Por cierto, aún en contra de nuestra inclinación a no repetir destinos(hay mucho mundo por conocer), espero que nos dé tiempo para volver a viajar con vosotros.
(Da,da... espero que diga Mario, que ya sabemos que yerra poco en sus pronósticos).

Néstor&Ester

Estuvimos en "lopeix" en octubre2007. Empezabamos una aventura de 2 meses por Brazil. Sin duda ha sido una de las mejores experiencias de nuestro viaje. Ha sido un lujo poder ver un trocito de selva sobre un barco lleno de buena energía donde en todo momento nos sentimos arropados por toda la tripulación. Aconsejo a todas las personas que lean este mensaje que no dejen de pasar los días que puedan subidos al "lopeix". Un lugar donde los proyectos se hacen realidad. Donde todo lo que has pensado de la selva y nunca te has atrevido a hacer se vuelve posible y tan sencillo como maravilloso.

Gracias jordi/Miguel, Selma e hijos, Mario, Lulu i Julia.

Inolvidable y para siempre en la experiencia!!!

Love!!

Nùria (lanakia23)

Que puedo decir sobre la aventura de viajar en "lo peix", que no quede reflejado en cada uno de los comentarios anteriores.
Cuando te planteas unas vacaciones, quieres descansar, conocer el lugar y pasarlo bien; todo esto y muchos más ingredientes te vas encontrando conforme pasan los dias en el barco.
Como puedo describir en un simple comentario la sensación que tuve cuando la vista no me dejaba abarcar la immensidad del verde selva. Contemplar las orquídeas en su hábitat natural, reconocer entre los árboles las plantas de interior que tengo en mi casa. Probar un árbol que sabe a chicle! Ver el caucho blanco, líquido.
Gozar en directo de una escena digna del National Geographic, como es ver a una mantis religiosa comerse a un indefenso bichito; admirar a una serpiente coral mientras busca algo para comer entre las aguas de una cascada.
Levantar la vista hacia lo más alto y percatarse que un montón de monos van saltando entre las ramas. Recrearse viendo una tarántula gigante a menos de un metro de tus pies. Deleitarse la vista con los peces tropicales que hay en la inmensa pecera que es el rio negro. Pescar pirañas, bueno, más bien, darles de comer, jeje. Comunicarse con los jacarés...
Aunque también hay tiempo para relajarse, leyendo un libro tumbado en la hamaca, tomarse una, o unas cuantas caipiriñas a ritmo de forró, en una isla de piedras en medio del rio.
Ver a los indigenas danzar con la melodía de sus particulares instrumentos, el ruido de la nada cuando estás en la selva por la noche, y poco a poco vas identificando los sonidos. El miedo...
Solo hay tres cosas negativas del viaje: Primero, el servicio, porque te tratan tan bien que no quieres irte. Disfrutar con la sabiduría de Mario, el guía, contandote todo sobre la selva. Segundo, la comida, yo iba con la idea de pasar hambre, que ya me iba a ir bien para perder esos quilitos de más, aunque con la fabulosa comida de "mamá Júlia" y de su hija, eso fue imposible. Y para terminar, ver que en la vieja europa(como dice Jordi), vivimos tan ajetreados y condicionados por cosas a veces tan banales, que nos impiden disfrutar a cada momento de las cosas simples y placenteras de la vida. En fin, que no puedo transcribir estas gratas sensaciones... hay que vivirlo!

Fayna y Eva

Llegamos a Manaus pensando pasar cuatro dias en el barco Lo Peix para hacer la ruta Rio Negro Indigena Caboclo. Nos lo estabamos pasando tan bien que decidimos ampliar la estancia tres dias mas y continuar remontando el rio para nadar con los delfines rosas, ver el bosque inundado y dormir en la selva.

Solo podemos decir que fue una experiencia maravillosa y que toda la tripulacion, Mario el guia y Miguel y su familia nos trataron estupendamente, haciendonos sentir como en casa.

Si estas pensando en ir a conocer el Amazonas, no lo dudes, la estancia en el barco Lo Peix es la mejor forma de hacerlo. Muy recomendable!!!!

VICTOR MONEDERO BARO

Mi experiencia, Víctor 2007.

Decidimos embarcar en el barco lo peix, lo que tenia que ser unas vacaciones sin ningun propósito se convirtieron en toda una aventura una experiencia única en aguas del rió negro.
Teniendo la opurtunidad de gozar de la selva amazonica, disfrutando
de su impresionante vegetación i fauna, poder dormir en plena selva a la luz de una hoguera escuchando sus sonidos, visitar comunidades indígenas y cazar yakares (Cocodrilos), por supuesto sin muerte, son algunas de las cosas que hicieron una vivencia mas que fantástica.

Agradecer a jordi(peix) y a su tripulación estos 14 días que pasamos a bordo, ya que hicieron de ello un viaje único he inolvidable.
Obrigado

Meri

Descubrimos la web de peix navegando por la red y a veces una buena navegación lleva a otra. Embarcarnos con ellos unos dias durante nuestro viaje a Brasil nos permitió disfrutar de la belleza del Rio Negro, con su agua de color té y plagado de sorpresas: árboles sumergidos, pirañas, yacarés...

Realmente fue un viaje inolvidable, con la selva como banda sonora y en la mejor compañía. Peix, su família y Mario, el guía caboclo, compartiendo con nosotras toda su sabiduría, nos hicieron sentir en todo momento como amigos. Volvería ahora mismo.

Meri/Barcelona

anna cordovilla

Estuve en el barco Lo Peix a mitad del pasado mes de septiembre haciendo la ruta Indígena/Cabocla. Descubrir el Amazonas y sus secretos en este barco fue una experiencia que recomiendo a cualquier persona con mente abierta, curiosa y, sobretodo, con ganas de conocer uno de los rincones más bellos del planeta. Eso sí, lejos de coloristas montajes para 'guiris', sintiendo que nada es artificial, sino muy auténtico. Conocer cómo viven los poblados en la orilla del río Negro, descubrir que un árbol tiene gusto de chicle, pescar pirañas, dormir en la selva oyendo tu respiración integrada con los sonidos de la naturaleza, o descubrir los ojos rojos de los cocodrilos y sentir tus latidos acelerarse a medida que te acercas a dichos animales, son experiencias que quedan grabadas en la rétina y que no tienen precio.
A todo ello contribuyó, sin duda, el genial ambiente que se respiraba en el barco Lo Peix, haciéndote sentir en familia, con un grupo de gente, todos amigos, que se nota que disfrutan con su trabajo. Y lo transmiten.
Una ruta para recomendar y la mejor medicina para dejarnos de mirar el ombligo en este, dicen, 'primer mundo'.
ANNA/BARCELONA

Laia

Despues de pasar casi una semana en el barco de línea Belem-Manaus, poner los pies en el barco de Lo Peix fue todo un lujo: baños impecables, camarote desde cuya cama se puede ver llover por la ventana; comida calentita recién hecha; un comodo porche con tumbonas donde degustar cervecitas frescas(sin tener que oir el calypso a todo trapo!!!, sino los sonidos infinitos de la selva); echar una cabezadita en la hamaca mientras el barco avanza y despertarse en un bosque inundadado SOLOS, sin ningún barco alrededor...

Y luego el contraste de dormir en plena selva: hamacas, mosquitera, un fuego y la sensacion de estar completamente aislado del mundo. (Sólo hay que recordar a Jordi con el walkie talkie: "barco lo peix-barco lo peix, ¿está a escucha?").

Y Despues de "dormir" una noche en la selva y pasarse unas cuantas horas en canoa, con y sin lluvia, regresar a Lo Peix es como volver al hogar dulce hogar.

Muy buen plan para conocer el Río Negro. Sin duda, mucho mejor que los tours que te venden en Manaus.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.